16 jun. 2009

Cómo comenzó todo


¿Escritora, yo? ¿Publicar algún día, yo? ¿Una novela... mía? ¿Me he perdido algo? ¿Cómo demonios he llegado hasta aquí?
Comenzar este blog es uno de tantos palos de ciego. Noveles, nos llaman, y con razón. Mis compañeros de especie -escasos cerca de mi habitat, pero presentes- no saben decir cómo empezó todo. No es la picadura de la araña de Spiderman la que transforma el lápiz en un bastón imprescindible. El proceso es lento, progresivo y por lo general estalla con un "descubrimiento" que nos deja maravillados.
A la picadura de araña le sigue una época de atontamiento, que suele intercalarse con máximos y mínimos, delirios de grandeza o papeleras a rebosar de manuscritos. Palos de ciego con un bastón que a menudo nos queda grande.
Espero que a cada entrada que escriba, a cada página, día, hora, minuto, el lápiz se amolde mejor a mi mano. No pido superpoderes como los de Spiderman (de hecho odio las arañas y todo lo que tiene que ver con ellas), solo mejorar.

1 comentario:

  1. Hola, Natts,

    bueno, ¡bienvenida al club de los enamorados de las letras! Me ha gustado leer cómo comenzó tu pasión por escribir. Es algo difícil de explicar, ¿verdad? Como una fuerza que te posee... pero que sale de ti misma. En fin, tú sabes bien lo que se siente. Y al cabo de los años, lo que te puedo decir es que ese fuego no muere y crece la consciencia de estar aprendiendo siempre y el afán de mejorar.

    Un abrazo y adelante,

    Elisabet

    ResponderEliminar