19 ago. 2009

Odisea editorial, Parte II: Planificación y estrategia

Lo primero es lo primero, ¡saludos a todos después de las vacaciones! Y perdón por la tardanza, pero había que dejar volvar a las musas.

Después de esta pequeña introducción, retomo el hilo de la entrada anterior, Parte I, dode hablaba sobre el registro de la novela y su finalización. Hecho esto, nos quedamos con un fajo de papeles y una hojita dode se especifica que el día tal del mes cual dijimos que eran nuestros.

Y luego, ¿qué?

Uno descubre que existen ciertas instituciones llamadas editoriales, que tienen el poder de publicarnos, o lo que es lo mismo, de hacer nuestro sueño realidad. A medida que se avanza en la investigación, se descubre que no son exactamente instituciones, sino empresas. Y ahí comienza la problemática, porque, además del talento, va a entrar en juego el valor comercial de nuestro fajo de papeles.

La primera vez que busqué editoriales a las que enviar mi manuscrito, me llevé un chasco. Quizás no lo hice bien, o era demasiado joven. El caso es que no había forma de contactarlas. Muchas de ellas solo ofrecen sus productos a través de la web, y esconden sus direcciones tras raquíticos enlaces de contacto. Otras aseguran que no desean recibir manuscritos no solicitados. En ese momento son normales los ataques de ansiedad o los temblores.

Pensé, bien, querida, hay algo que no haces bien. De modo que me propuse recavar información y enterarme un poco de qué va este mundillo. Descubrí la existencia de las agencias literarias. Llegar a ellas requiere un proceso similar al de las editoriales, aunque su misión difiere. Las agencias representan el manuscrito y lo ofrecen a aquellas editoriales con más posibilidades de aceptarlos. Poseen contactos, conocimientos e influencias, algo de lo que sin duda carece el escritor novel estándar.
En el blog de Elisabet encontraréis información al respecto. Además, ella posee una lista de agencias y editoriales que sin duda resulta de lo más útil. Estoy segura de que si se la pedís no dudará en mandarla por email.

La falta de luz en el mundo editorial hace que, a menudo, enviemos el manuscrito a la editorial equivocada. Es buena idea darse un paseo por el Corte inglés y ver qué tipo de libros encajan en cada editorial, para tener una idea aproximada de si nuestro libro se adapta a ellas.

En cualquiera de los casos, y por mucho que hayamos encontrado varias editoriales o agencias que podrían interesarnos, sigue presente la aterradora pregunta.

Y ahora, ¿qué?


Porque la planificación es importante, sugiero tener preparados los siguientes elementos:

  1. Sinopsis de la novela
  2. Resumen más amplio
  3. Carta de presentación (Incluye currículo literario, breve mención de la novela...)
  4. Manuscrito impreso (Espaciado amplio, letra clara tamaño 11-12, a una cara)
  5. Resguardo del registro de propiedad intelectual
  6. Selección de capítulos de muestra (el primero, uno intermedio o incluso el último, siempre y cuando plasmen bien la idea de la obra).
  7. Dirección de email seria (en la que figure nuestro nombre y apellidos).

Estos elementos, que analizaremos en entradas futuras, tienen una función muy clara: no basta con mandar nuestro fajo de hojas, sino que hemos de diseñar un plan estratégico para llamar la atención del agente o editor.

Según lo que he leído, parece una buena idea comenzar con un mail donde presentemos brevemente la obra y dejemos caer que estaríamos interesados en publicar con ellos. Les ofrecemos adjuntar uno o dos capítulos de la obra como muestra de escritura, así como un resumen o sinopsis.
Si les gusta, procederemos a enviar el manuscrito o seguis sus instrucciones. Si no, habremos ahorrado tiempo y dinero.

En la próxima entrada, Parte III: Contactar a la editorial, hablaremos sobre la carta de presentación y su contenido, esto es, sobre ese mail, o primer hilo de contacto.

2 comentarios:

  1. Una odisea interesante, estoy deseando leer la tercera parte.

    Desconozco si te lo habran dicho, pero personalmente te agradezco que publiques esta odisea. Para un principiante como yo saber todos los pasos a seguir, es muy educativo.

    No tardes con la tercera entrega, aquí tienes un seguidor interesado.

    ¡Ah! Enorabuena por ese premio conseguido.

    Un saludo
    Jesús (clarinete)

    ResponderEliminar
  2. Te comprendo muy bien, Jesús, porque cada vez que encontraba algo parecido en otros blogs me levantaba del escritorio dando saltitos de alegría. Esta es una odisea llena de oscuridad.

    La siguiente entrada no tardará en llegar, tantos días sin bloggear me han vuelto muy impaciente.

    ¡Gracias por tu interés, es luz para la odisea!

    ResponderEliminar