4 nov. 2009

Técnicas literarias VII, Estructura e ingeniería literaria

Estructura: (Del lat. structūra). f. Distribución y orden de las partes importantes de un edificio. || 2. Distribución de las partes del cuerpo o de otra cosa. || 3. Distribución y orden con que está compuesta una obra de ingenio, como un poema, una historia, etc. || 4. Arq. Armadura, generalmente de acero u hormigón armado, que, fija al suelo, sirve de sustentación a un edificio.

Distribución. Orden. Esquema. Son estas las palabras que asociamos al concepto de estructura en un intento por abarcarlo. Se trata, sin duda, de uno de los elementos fundamentales en la forma del relato, cuento o novela. Veamos a modo de introducción algunas referencias sobre la estructura:


La estructura narrativa de la novela se ha llamado tradicionalmente "asunto" o argumento (misterio, encuentro, viaje, persecución, etc.) El argumento consta, a su vez, de estructuras narrativas menores (episodios, incidentes). Estos elementos se "armonizan" gracias a la motivación, al conjunto de causas que da razón de los acontecimientos
Fuente

El autor siempre estructura los acontecimientos o sucesos:

1. Cronológicamente: se narran los sucesos en el orden lógico temporal, en línea recta, de comienzo a fin.

2. A base de "flashback" (la vuelta a un tiempo anterior). A veces el narrador va y viene mucho en el tiempo y la estructura narrativa resulta fragmentada, totalmente desordenada en cuanto al orden temporal.

Fuente

Vemos pues que la estructura surge de la necesidad de ordenar los acontecimientos, resaltar algunos y crear en la mente del autor una verdadera obra de ingeniería: nuestra historia, en pie, sostenida como una perfecta mentira.

La estructura puede planificarse o no: como digo, satisface una necesidad que se irá generando a medida que avancemos en la escritura. A las pocas páginas se verá cuál es la manera más conveniente de organizar los hechos, de forma que contemos la historia que queramos contar y no otra distinta. Diferentes organizaciones generan diferentes historias aunque el hilo conductor sea el mismo. Una buena estructura logra que la mentira sea sólida, sea verdad. Una mala estructura llevará al lector a la desesperación.

Ya se ha tratado aquí el tema de la planificación. Evidentemente, la estructura como necesidad de quien escribe es una consecuencia natural y lógica, que puede pulirse con posteriores revisiones o idearse sobre la marcha. Sin embargo, considero que hay relatos y novelas cuyo mayor logro es la estructura en sí, el arte con que está diseñada.

Se me ocurre, por ejemplo, pensar en una mesa como estructura y basar una historia en ella. Cuatro pies y una superficie. ¿Cómo actúan el resto de pilares si se sobrecargan por la pérdida de una de las patas? ¿Se vuelca lo que hay en la superficie? Si se desplaza la mesa, ¿deja marcas en el suelo?
Ponle nombres, apellidos, lugar de residencia y experimenta con otras figuras.

8 comentarios:

  1. Como siempre, una entrada muy interesante naTTs, pues a mí se me ocurre una mesa que está enterrada, y que voy desenterrando de la arena, sin saber, en principio, que era una mesa.
    Esto no es del todo cierto, como he dicho en otras ocasiones, mi forma de escribir parte de personajes colocados en situaciones concretas. No sé cómo se van a desarrollar los hechos exáctamente, pero sí intuyo lo que puede pasar. Puede resultar que escriba cronológicamente, pero otras veces, como es el caso de mi último manuscrito, la estructura se construye con flashbacks.
    Pero me ha gustado lo que has dicho: el conjunto debe quedar "armonizado".
    Un beso y felicidades por la entrada.

    ResponderEliminar
  2. Deusvolt:

    Los flasbacks son herramientas que bien utilizadas provocan un efecto genial. En mi novela hay fragmentos intercalados en primera persona de la protagonista, que en ocasiones se sirve del flashback para explicar las razones de algunos acontecimientos. Es muy socorrido , pero implica planificar qué contar y cuándo. Al final es lo que señalas: crear la armonía, hacer que todo se resuelva ante los ojos del lector en el momento exacto.

    Gracias por pasar, y un abrazo.

    pd: muy bueno lo de la mesa.

    ResponderEliminar
  3. Hola Natalia,

    Si observas la naturaleza, los organismos bioquímicos y las leyes físicas, todas se rigen por un patrón estructural; es lo que da armonía a las cosas.

    La persona que aborde la escritura, sin marcar el rumbo y trazar el mapa, terminará a la deriva.

    Tu ejemplo con la mesa fue excelente.

    Un cordial abrazo,

    Daniel DC

    ResponderEliminar
  4. Daniel:

    Precisamente porlo que dices, por esa armonía que rige en el universo, encuentro fantástica la idea de tomarla como ejemplo y construir una estructura a partir de ella.

    A veces es bueno partir sin mapa ni planes solo para tantear el terreno. Ensayo error, vamos. Pero sin que se convierta en una mala costumbre.

    Abrazos,

    naTTs

    ResponderEliminar
  5. Hola Natalia,

    Si un escritor no está preparado y se arriesga a emplear la técnica ensayar y errar, tomará decisiones aleatorias que lo conducirán a resultados aleatorios. Es como el azar; las probabilidades de terminar donde se quería, son de 1 en 15,708, 294.

    Si observas la nieve, es simplemente blanca y moldeable, pero si tomas un copo de esa nieve y lo observas en un microscopio, te sorprenderás por la hermosa simetría y perfecto diseño.

    Un cordial saludo,

    Daniel DC

    ResponderEliminar
  6. Daniel, tienes razón al decir que ir a la aventura puede traer consecuencias imprevisibles. Sin embargo, no lo calificaría como técnica, sino como parte del proceso de formación del escritor. Es necesario cometer errores para aprender y descubrir cuál es la fórmula con la que nos sentimos más cómodos. El escritor principiante actua por instinto, y como en todo proceso de aprendizaje, que dicha actuación se repita queda condicionado al éxito o fracaso del experimento.

    En cualquier caso, está bien dejarse llevar. Lo hago a veces, y después de pisar el terreno, si es firme me voy para allá con toda clase de material para planos y retoques. Si me hundo... uff, para eso están los copos de nieve.

    Me parece muy interesante tu matiz.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Buena tertulia Natalia,

    Todo proceso de aprendizaje, es válido para los seres vivos. Ensayar y errar conlleva a la evolución.

    Te revelo un pequeño consejo que me dijo uno de los consultores más poderosos de la industria: «cada vez que abordes la escritura, no intentes cavar la montaña con una cucharilla de sopa; básate en el principio de la telaraña»

    Un cordial saludo,

    Daniel DC

    ResponderEliminar
  8. Me parece tremendamente útil comentar estas cosas, Daniel, porque así también se aprende, y mucho. Teorizar te deja sacar lo que llevas dentro, poner a prueba tus métodos y aprender otros nuevos.

    Anoto el consejo, eso sí: cada novela tiene una manera de escribirse, y las hay que son todo un descubrimiento.

    ResponderEliminar