11 ene. 2010

¿Anonimato o doblegamiento?


Leyendo la revista de invierno de la Universidad de Deusto, me he topado con un artículo de Mercedes Acillona López del que me gustaría extraer algunos fragmentos. Su título es El precio de las artes y la cultura:


...En efecto, circunstancias culturales de hoy se miran en el espejo de ayer pero el horizonte actual se oscurece con unas nieblas espesas e inquietantes. La posmodernidad ha engullido en sus leyes mercantilistas la vida cultural. Así, por ejemplo, la industria editorial tiene la única palabra sobre el triunfo o el fracaso del escritor; peor aún, sobre su existencia o su mortal silenciamiento. El escritor de hoy queda inane y desvalido a merced de políticas editoriales que se rigen por leyes de oferta y demanda y que, si buscan la calidad, lo harán solo si ésta se traduce fácilmente en beneficio. (...) La mayor parte de los libros promocionados persiguen un éxito de ventas tras el que afianzar el nacimiento de una nueva necesidad de más y más subproductos que aseguren el flujo de una mercancía de consumo fácil. Tras ese pernicioso círculo en el que el lector queda degradado como mero consumidor, se esconde una realidad alarmante como es la inteligencia cercenada, la colectividad dirigida, el corsé cultural que estrangula tanto como malea a la sociedad.
(...)
A su vez, los autores descubiertos y promocionados por las grandes editoriales son sometidos a controles de rendimiento que resultan extenuantes y agotadores para su propia creatividad. (...) El dilema no es fácil de resolver: el anonimato o el doblegamiento. (...)Se confunde el derecho a la cultura con la construcción de una cultura al servicio de intereses turbios o manipuladores. El mecenazgo que actúa por móviles políticos ahoga a sus protegidos y mata a sus ignorados.


El artículo forma parte de un debate jurídico, sección de la revista en la que, esta vez, se intentaba aclarar si la cultura debería ser un lujo o un derecho. Todavía no he visto la revista colgada en la página de la uni, pero es probable que lo esté a lo largo de los próximos días, así que dejo el enlace:

Publicaciones Universidad de Deusto


Recomiendo leer el artículo completo para que tengais una visión completa del mismo. Insisto en que me he limitado a citar aquellos fragmentos que más me han llamado la atención, así que espero no haber alterado demasiado el contexto.

Y ahora, la gran pregunta...


¿Qué os parece?

18 comentarios:

  1. ¡Bueno!, lo poquito que has puesto del articulo, es mucho.

    Dice verdades como puños. Si hacemos un repaso a la historia veremos que siempre ha existido una lucha por la cultura, para que sea un derecho.

    En la edad media sólo los señores tenían el derecho de aprender a leer y escribir, el resto cuanto menos supiera menos posibilidades derebelión existiría. En el siglo XX esa forma de pensar coexistía con la politica. Tal era que sólo los hijos de los señores podían ir a la universidad, del resto si alguien lo lograba, ¡Uf! qué éxito, hasta que la cultura se socializó. Pero lo hizo para lo que el articulo dice, para ganar dinero.

    Realmente es una lucha que todavía no se ha ganado. La cultura, leer, ver una pelicula, oír música, admirar un cuadro o una escultura es aprender y el aprendizaje debe estar al alcance de todos sin sentirse consumidores.

    Crear sin esperar beneficios, crear buena cultura sin miedo a que se esconda porque, "es como darles fresas a un cerdo" (recalco esta frase porque la oí en una ocasión referida a que el nivel cultural de este País no ofrecía garantías de exito).

    Existen grandes escritores que nunca publicaran porque las editoriales creen que el nivel del consumidor no les dará beneficios (como dice el articulo)y eso es muy triste.

    ¡Uf! me he dejado llevar. Corta lo que quieras.

    Me ha gustado el articulo, la idea y lo que brota de ella.

    Estaré atento a la publicación del articulo entero.

    Gracias por traerlo.

    Un saludo enorme.

    Jesús

    ResponderEliminar
  2. Es una artículo muy bueno, sin duda. No obstante, no debemos perder la esperanza, naTTS. Recuerda que esto que se argumenta de la literatura, no sólo es propio de ella, en el cine, por ejemplo, también ha ocurrido y ocurre. Aunque no puedan establecerse paralelismos perfectos, pues una película es el fruto de mucha, mucha gente, podemos hablar a lo largo de la historia del cine, de grandes directores que tuvieron que lidiar con el sector industrial, con los productores y crear arte, siendo rentables, y entreteniendo a la gente. No daré nombres porque hay muchos. Podemos crear arte hermoso que no venda, obviamente, pero entonces no llegaremos a la gente. Yo creo que el hecho de que alguien lea algo tuyo es muy hermoso, ¿no crees? Eso no quita que a los noveles se nos ponga muy difícil tener una oportunidad. SE trata de encontrar la fórmula, el equilibrio, entre arte y producto de consumo.
    No sé, es un decir, porque yo cuando escribo no pienso eso, je,je.. Escribo con el corazón, lo que me gusta, una historia que me atrae con personajes que me maravillan. Por eso escribo, ah, y si de paso le gusta a un editor, pues mira, eso que me llevo, ja,ja..
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Así en general me ha gustado, porque últimamente parece que la literatura es eso, cultura de consumo. De vez en cuando se agradecen textos diferentes que, por otra parte, no salen muchos a veces porque "no se lleva".

    No sé si lo dicho tiene mucha lógica, pero la neurona está muy saturada T.T

    Besotes^^

    ResponderEliminar
  4. Natts, como siempre digo, no debemos ser extremistas. No siempre lo que se publica es cultura, así como tampoco lo que no se publica. Creo que hemos hablado infinidad de veces acerca de lo que mueve a las empresas editoras a publicar un libro, es decir, a invertir su dinero en el libro de un extraño que escribió una obra y hasta ese momento es un simple ser anónimo. ¿La ganancia? ¿la recuperación de su inversión? ¿hacerse un hueco en el mundo editorial? (cuando son editoriales que empiezan) lo cierto es que para que exista la industria debe haber dos componentes: el escritor y la editorial. Claro, también hay quienes imprimen sus propios libros y se dan el trabajo de distribuirlos, como es el caso de Alejandro Laurenza, del blog Aprendizaje Literario, y hay que ver cuánto esfuerzo requiere, y no todos estamos dispuestos.

    Aceptar que la editorial se mueve únicamente con obras mercantilistas o que estén en boga, es aceptar que los que hemos publicado escribimos pésimamente, y los que aún no lo han hecho son una luminarias anónimas. Por ello me remito al principio. No me agradan los extremismos.

    La cultura no es un lujo. Debe ser un derecho, pero para ello, la persona debe desearlo. No se puede obligar a nadie a ser culto. Y el serlo no sólo consiste en leer y escribir. Sé de muchos que tienen dinero, están rodeados de obras de arte y sin embargo nunca abren un libro, pero se creen cultos porque tienen acceso a ciertos niveles sociales y costumbres refinadas.

    Como siempre, traes a colación un tema que tiene muchas aristas, empezando por: ¿Qué se entiende por cultura? ¿civilización? ¿hablamos de cultura cuando nos referimos a personas ilustradas o cuando nos referimos a costumbres de una sociedad?

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar
  5. PARA TODOS:

    El texto llamó mi atención por dos motivos: primero, por las alusiones a la literatura, que por lo visto no son exclusivas de foros o revistas como Prosofagia; y por su postura extremista.

    Como escritora, no pude evitar sentirme de acuerdo con cada frase. La verdad es que el artículo me enganchó bien fuerte del estómago, pero luego me puse a pensar.

    Es evidente que el intercambio ha venido teniendo lugar durante siglos. Tocar a cambio de unas monedas, un aplauso... Ahora hay mucho márketing de por medio, pero en esencia es lo mismo. Por mucho que nos guste escribir necesitamos sentir algún tipo de recompensa, bien satisfacción, admiración o una remuneración, quizás. Este tema ya ha surgido antes en el blog y todos estuvimos más o menos de acuerdo en que, a pesar de los pesares, no se puede vivir del aire. Supongo que el arte tampoco puede.

    Por otra parte, hay verdades como puños:

    La industria editorial tiene la única palabra sobre el triunfo o el fracaso del escritor; peor aún, sobre su existencia o su mortal silenciamiento.

    Lograr el éxito sin apoyo de una institución editorial, con capacidad de llegar a miles de personas, es dificilísimo. Si alguna vez habéis podido estudiar economía, sabréis que ocurre algo parecido con el modelo de competencia perfecta. Hay un único precio, y miles de empresas con características idénticas. El hecho de que una trate de alterar el precio resulta irrelevante: hay tantas... Pues aquí lo mismo. ¿Está en nuestras manos el poder hacer algo para sacar nuestro arte adelante? Mi más sincera admiración a las excepciones que confirman la regla.

    Otra cosa: odio los extremos. Quizás no tanto los extremos, sino el hecho de posicionarse en sí. De acuerdo, hay que tener opiniones, pero aborrezco eso de "carta sobre la mesa, presa". Nada más gratificante que poder retractarse, nada más enriquecedor que abrirse a nuevos puntos de vista sin cadenas que te aten a otras ideas. (Esto tampoco tendríais por qué tomarlo al pie de la letra: DEPENDE)

    ResponderEliminar
  6. "Colectividad dirigida", en mi parecer, un concepto que degrada a la literatura... Lo vivo cada vez que voy a comprar más libros a la libreria, toneladas de lo mismo. Los mismos autores y, por temporadas, los mismos géneros.

    Saludos, naTTs R

    ResponderEliminar
  7. Hola Natalia,

    El artículo despertó un excelente debate. Lo que remarcaste en negrita, es la triste realidad de la industria actual: un imperio casi impenetrable para la mayoría de los aspirantes a escritores.

    Ese poderío terminará, cuando la tecnología al servicio de la literatura inunde al mundo con sus equipos de lectura electrónica (como el nuevo Ipad de apple) a mediados de esta década y las cadenas de distribución virtual masiva (como Itunes, amazon y BN) permitan a los noveles aprovecharse de los nuevos medios.

    Un cordial abrazo

    ResponderEliminar
  8. Sí, qué menos, que al menos concordaran los nombres... En fin, el lunes voy a hablar con esta gente a ver qué pasa.

    Besotes^^

    ResponderEliminar
  9. PARA JESÚS:

    Existen grandes escritores que nunca publicaran porque las editoriales creen que el nivel del consumidor no les dará beneficios (como dice el articulo)y eso es muy triste

    Creo que, de todo e artículo, esto es sin duda lo más triste, aunque al fin y al cabo es imposible medir con una escala certera la calidad de una obra. La subjetividad del editor estará siempre en contra de la vocación del escritor, pese a que, como no, también hay rechazos que podrían ser muy objetivos, siempre y cuando exista una falta clara de calidad. ¿El umbral donde algo deja de ser bueno para convertirse en impublicable? Pues no tengo ni idea, pero desde luego dicho umbral no siempre es justo.

    A nosotros nos queda escribir, que al fin y al cabo es lo que nos gusta, y si creemos en nuestro trabajo, luchar para que llegue al máximo de gente posible.

    Un saludo, Jesús, y nunca te cortes en tus comentarios. Ha sido un placer conocer tu opinión.

    ResponderEliminar
  10. PARA DEUSVOLT:

    Podemos crear arte hermoso que no venda, obviamente, pero entonces no llegaremos a la gente. Yo creo que el hecho de que alguien lea algo tuyo es muy hermoso, ¿no crees? Eso no quita que a los noveles se nos ponga muy difícil tener una oportunidad. SE trata de encontrar la fórmula, el equilibrio, entre arte y producto de consumo.


    Pues tienes toda la razón. Vuelvo a lo que le comentaba a Jesús: obviamente, el arte, para que alcance una cierta repercusión, debe tener calidad. No siempre es así, y no siempre la calidad vende, es un hecho. Pero bueno, a nosotros nos resta luchar.

    Hace algunos meses pensaba que publicar mi novela sería más sencillo. Ahora... bueno, ni planteo presentarla a una editorial por el momento. Hay que adaptarse al juego de la oferta y la demana, a los niveles de calidad (poco claros y muy subjetivos en algunos casos), a lo bueno. No es que quiera escribir algo vendible, sino que en cierto modo he comprendido que el autor tiene un cierto poder a la hora de publicar, y ese poder es ni más ni menos dar lo mejor de sí. Que guste o no guste, que te rechacen una y otra vez... Eso es, quizás, lo más injusto, Deusvolt, y lo sabemos bien. Por eso me quedo con esta frase tuya:

    Escribo con el corazón, lo que me gusta, una historia que me atrae con personajes que me maravillan. Por eso escribo, ah, y si de paso le gusta a un editor, pues mira, eso que me llevo, ja,ja..

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. PARA ICHI:

    De vez en cuando se agradecen textos diferentes que, por otra parte, no salen muchos a veces porque "no se lleva".

    Cierto. Y con los tiempos que corren, mejor que mejor arrimarse a lo seguro, ¿verdad? Otra cosa que me revienta: ver las librerías llenas de los mismos libros y autores, siempre.

    Un abrazo, y a ver si se soluciona ese misterio del ejercicio, porque con esas notazas, que te lo estropeen y encima te cambien el nombre...

    ResponderEliminar
  12. PARA BLANCA:

    Natts, como siempre digo, no debemos ser extremistas. No siempre lo que se publica es cultura, así como tampoco lo que no se publica.

    Blanca, tu comentario me ha parecido muy juicioso. Dentro de la rabia, hay que ser realistas. Desde luego, el artículo tiene un contenido un tanto idealista; en el mundo real pocas cosas se regalan. Hay expresiones artísticas cuyo sentido me intriga más que maravillarme, y sería muy difícil marcar una barrera entre lo que es arte y lo que no, en definitiva, acotar la cultura.

    Aceptar que la editorial se mueve únicamente con obras mercantilistas o que estén en boga, es aceptar que los que hemos publicado escribimos pésimamente, y los que aún no lo han hecho son una luminarias anónimas. Por ello me remito al principio. No me agradan los extremismos.

    Esta es una proposición interesante. Desde luego, es imposible afirmar que todo lo que se publica es basura. Como a tí, no me gustan los extremos. Siempre hay de todo: libros publicados que tal vez no merezcan serlo, libros que la sociedad se va a perder por el temor de un inversionista. ¿Cuántos? Ni idea. En cualquier caso, sería discutible que "obra mercantilista" equivaliese a "mala calidad". La palabra trae consigo una connotación muy negativa, pero ciertamente algo que vende no necesariamente ha de ser malo, sino al contrario. ¿Que tenga carencias? Pues puede pasar, y si no mira la trilogía Milennium y lo que muchos expertos piensan de ella. Hay de todo, siempre.

    Las preguntas que haces al final del comentario dejan claro que desde luego hay muchas perspectivas, y es difícil llegar a una solución única (inexistente, creo yo).

    Gracias por dejar tu opinión, me ha dado mucho que pensar.

    Un beso

    ResponderEliminar
  13. PARA DANNY:

    Los mismos autores y, por temporadas, los mismos géneros.

    Qué razón tienes. Llegas a una librería y si te dejas guiar por los carteles publicitarios apenas tienes dónde elegir... Los autores conocidos venden por el hecho de serlo, aunque eso no quita que sus obras sean buenas (o malas). A lo que me refiero es que se aplica eso de, más vale lo viejo conocido... Y así se pierde un montón de riqueza literaria escondida en las estanterías más altas o más bajas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. PARA DANIEL:

    ¡Cuánto tiempo! Leí en tu blog que ibas a tomarte unas vacaciones y no me dio prácticamente a desearte feliz navidad próspero año nuevo. Es una alegría que vuelvas a pasear por la blogosfera.

    Ese poderío terminará, cuando la tecnología al servicio de la literatura inunde al mundo con sus equipos de lectura electrónica

    Desde luego se nos brindan muchas posibilidades, pero a pesar de ello se hace difícil triunfar. Mal que nos pese, la criba editorial permite a los pocos que consiguen su sueño brillar con intensidad, mientras que en caso contrario la cantidad de autores hace que la repercusión de la obra sea mínima. Al final tantos miramientos para publicar tienen algo bueno, mira.

    Hay que ver, me ha servido un montor responder a todos los comentarios y reflexionar sobre el asunto.

    Un abrazo, y lo dicho: feliz año.

    ResponderEliminar
  15. Un artículo demoledor que ha generado un buen debate. Lo cierto es que para vender (al nivel de ventas que espera un editor de un novel) hay que rebajar la calidad literaria. Dímelo a mí, que no me publican dos de mis novelas por "poco comercial" pero "muy bien escritas". Con la que estoy terminando ahora he rebajado considerablemente el nivel (no tanto como para no sentirme satisfecha) pero sí para que la historia sea más fácil de vender. Ce'st la vie...

    ResponderEliminar
  16. PARA MARTA:

    Lo que cuentas me parece lamentable. No sé, sacrificar la calidad por obtener más ventas, o tener que resignarse a escribir algo comercial para poder publicar... Qué triste. Lo bueno debería ser vendible, ¿no? O alrevés.

    En fin, mucha suerte con esas dos novelas, espero que puedan ver la luz.

    ResponderEliminar
  17. Bueno, yo pienso algo parecido a lo que dice ese artíclo.
    Hace unos días fui al Corte Inglés a comprarme un libro, y entre los montones vi un libro con la foto de Risto Mejide, con un título, una editorial... y por la tapa de atrás críticas postivas al libro O_O Y no pude evitar sentirme parte de un rebaño de borregos a ojos de productores, publicistas, editoriales, políticos y cosas muuucho más sacas de contexto. Y luego pensé que incluso todo el vicio y la basura a la que se atreven a llamar "cultura" esté invadiendo sectores como la literatura, para incluso ahí sacar beneficios y sustituir a los lectores por símbolos de Euro, era toda una falta de inteligencia y respeto.
    Y no sabría muy bien como describir la emoción k me invadió en akel momento, pero es bastante parecida a la k he sentido leyendo los fragmentos de este artículo.
    Pero bueno... mantengamos la esperanza en escritores que a pesar de todo aun creen en su trabajo y nos ilustran con historias que hacen que actualicemos un día más, no? :)


    gracias por haberte pasado por mi blog!! :D
    un beso!

    ResponderEliminar
  18. Hola naTTs,

    Bueno, no he leído el artículo completo, pero por los extractos que has puesto diría que sí, que tienen razón. Con las publicaciones escritas ocurre como con las películas de Holiwood: mientras que se vendan da igual su calidad, y por tanto, ¿para qué arriesar?

    Por eso hay autores que se eternizan, ya que venden libros no por su calidad, sino por la marca que representan.

    Llegará el día en que los nuevos autores con talento encuentren el modo de escapar al mercantilismo. Quizás internet, que proporciona un medio sencillo y libre de propagar tu obra, ayude.

    Gran post. Seguiré leyédote :) ¡Saludos!

    ResponderEliminar