15 jun. 2010

Gravedad




Qué duro es comprender que el sol dista mucho de ser el centro del universo. Que los planetas giran, además de entorno a él, alrededor de sí mismos. Que disponen de sus propios satélites e incluso los hay con aspiraciones similares a las del astro rey.

Qué duro es desconfiar. Temer que los planetas colisionen, que una órbita se convierta en una trayectoria errática, que lo que parecía traslación sea simple rotación.

Qué duro es madurar.

Entré con paso torpe en aquel universo de astros brillantes, todos mayores que yo. El engranaje que coordinaba sus movimientos resultaba invisible para mí, y sin embargo era tan palpable.

Sola. Tendría que aprender sola a ejercer la fuerza de mi propia gravedad.



Fragmento de El constructor de muros,
Natalia Rubio

Todos los derechos reservados

8 comentarios:

  1. ¡Guau! Este fragmento es fenomenal, una reflexión sobre la pérdida de la inocencia y la visión de la realidad, digna de aplaudir. Me ha encantado.

    El día que publiques "El constructor de muros" quiero tenerlo, asi que avisame para adquirilo.

    Me falta el muñequito de los aplausos, pero imagina que te he puesto cuatrocientos mil.

    Un saludote
    Jesús

    ResponderEliminar
  2. Unos párrafos muy poderosos, naTTs, llenos de fuerza. Mis felicitaciones, amiga. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Pues para ser tan pequeño está bastante mejor que los fragmentos que tienes en Prosófagos. Me ha encantado, de verdad. Y no es malo lo dicho, pues eso significa que puedes escribir una muy buena novela^^.

    Todos los derechos resrvados

    Ese "reservados" XD. Un error, y fuera del texto ^^.

    ResponderEliminar
  4. Jesús, muchas muchas gracias por leer. Es muy especial que este texto te haya gustado, hay mucho de mí en él: pensamientos, esfuerzo, y... tiempo, jejeje.

    Haré lo posible para que el conjunto salga adelante.
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Sergio, sabes que aprecio mucho tu opinión. Ahora se trata de imprimar toda esa fuerza al resto de la novela.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Gracias por la errata, Valls!!! Me he reído mucho al verla, si es que mucho esforzarse con el texto y luego la pifio en la menor tontería... jeje. El tuyo es un cumplido interesante. Creo que la clave esta justamente en la longitud del texto: quizás este, por ser más corto, tiene menos posibilidades de error. Supongo que los fragmentos largos, por ser mas complejos, tienen también mayor dificultad.

    De todas formas lo que importa es el conjunto, y en ello ando. ¡Gracias por pasar!

    ResponderEliminar
  7. Hola Natalia, me alegra observar como retomas el Blog—un fragmento de ti para los lectores.

    El fragmento de tu historia mantiene solidez en las emociones del personaje; sólo pule la técnica y obtendrás una novela magistral.

    Un cordial abrazo y ánimo estimada amiga; transitas el camino correcto.

    Daniel DC

    ResponderEliminar
  8. Ya lo decía la propaganda: El secreto está en la masa. Y sólo se puede acumular poco a poco... Muy evocador el fragmento.

    Espero que vaya progresando esa novela.

    ResponderEliminar