22 jul. 2009

El sexto dedo


Para que luego despotriquen contra ella... ¡la selectividad acaba de salvarme la vida! =) Me explico, porque yo tengo la fortuna de haber pasado por ella hace cierto tiempo (no mucho, pero el suficiente para borrar sus horrores) y tal vez no todos la conozcáis.

Hoy, mientras me devanaba los sesos para hacer un buen resumen de mi novela, ha surgido la inspiración. El Constructor de muros es algo así como un sexto dedo de mi mano, que ha crecido como una parte más de mí . Lo cierto es que un día me miré la mano y pensé, ¿qué demonios hace eso ahí? ¿Y cuál es el propósito de que exista? Ahí me vino un flashback de Arantza, mi profesora de Lengua y Literatura, repitiendo hasta la saciedad los elementos del comentario de texto.

Resumen... no más de 7 líneas... Tema, en una sola línea... ¡Esquema!

Y al sexto dedo de la mano le he estado psicoanalizando, buscándole las articulaciones y las tabas hasta elaborar un esquema de lo más simple. Ahora sé para qué está ahí, y hasta le comprendo, fíjate. Qué importante es tener presente en todo momento las respuestas a las preguntas que he planteado antes, para no perder el rumbo, para que el dedo en cuestión esté en plena forma y pueda pulsar el botón mágico de la publicación.

¡Sigo investigando lo de el resumen y la sinopsis y comento que tal me ha ido!

2 comentarios:

  1. Espero que ese dedo te sea muy útil y pulse la tecla mágica.

    Sigue insistiendo y comentanos.

    Un saludo
    clarinete

    ResponderEliminar
  2. Gracias clarinete, ojalá que así sea.
    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar