11 feb. 2010

El rugido del león

Hoy pensaba escribir una reseña sobre la última novela de Dan Brown, el Símbolo Perdido, pero nada más abrir el escritorio de Blogger, me he encontrado con una noticia excelente: Blas Malo Poyatos, del blog A Hemingway le negaron 27, va a publicar su primera novela.

Este hecho, sumado a la entrada que planea Sergio en El Alma impresa, me han hecho reflexionar sobre mi propia situación. Sergio, como muchos sabreis, está realizando una recopilación de autores (tanto noveles como ya publicados) en la que según sus propias palabras se incluirá: "una pequeña biografía literaria vuestra, enlaces de internet y lo que estás haciendo en la actualidad (proyectos, manuscritos, concursos, relatos)". Es, como él dice: "un tributo a la pasión que todos tenemos en común: la literatura."

A la hora de enviar mis datos tocó hacer balance. Aunque tengo muy claro que mi momento no ha llegado todavía, que necesito más "tablas", práctica y un estilo mucho más pulido, una no puede evitar el ansia de retomar la búsqueda de editorial; en definitiva, la sensación de haber termiando algo, de dar un paso más, en este caso hacia las librerías. El hecho es, como decía, que no quiero dar a luz de forma prematura y malograr un proyecto que con unos meses más de vida podría salir adelante. Ya hace un tiempo hice una tímida inmersión el el mundo editorial que, evidentemente, solo me ha traído una fantástica moraleja: todavía no ha llegado el momento. No salió especialmente mal, pero bastó para comprender la magnitud de aquello a lo que me enfrentaba. Hay que ser sincero con uno mismo y reconocer que, quizá, la calidad de la obra todavía no sea suficiente, que los hay mejores (también peores, de acuerdo) ahí fuera, que las prisas y las tonterías pueden malograr un buen parto. Me alegro, porque al menos he sido capaz de darme cuenta pronto en lugar de perder el tiempo insistiendo una y otra vez, culpando a otros teniendo yo parte de la culpa... huyendo, digamos.

Hace un par de días, mi profesor de Motivación y Liderazgo nos contó una pequeña metáfora al respecto, que os reproduzco aquí. Tiene que ver con el estilo de vida de los Masai, y dice lo siguiente:

Cuando los leones realizan una cacería (pongamos por víctima a una gacela) es típico que, estando ella a salvo, el macho se situe en la principal vía de escape, mientras que las hembras, las verdaderas cazadoras, se posicionan en el otro extremo. La gacela, como digo, está a salvo en su posición.

Entonces, el león ruge.

La gacela, instintivamente, huye en la dirección contraria... donde esperan las cazadoras.

Si gacela hubiese pasado cerca del león, no demasiado, pero sin esquivarlo, habría logrado escapar. Es claro, por tanto, que tarde o temprano hay que hacer frente a las situaciones desagradables. Un manuscrito repleto de errores no es demasiado alentador, pero la perspectiva de malograrlo lo es aún menos. Por eso, ante todo humildad, trabajo y sinceridad.

Esto empieza a recordarme por qué tomé la decisión de aparcar la idea de publicar durante un tiempo. Deseo obtener lo mejor de mí misma en este manuscrito. Quiero que la perspectiva de publicar no esconda los errores. Intento que los sueños dejen de difuminar una realidad bastante más atractiva que un león, pero no lo bastante.

Mientras tanto, me encanta compartir con vosotros, los que estais inmersos en la lucha, los pasos que vais dando, y que resultan desde luego muy alentadores, además de útiles. ¡Enhorabuena a los que ya lo habéis conseguido! Y mucho ánimo al resto.

20 comentarios:

  1. pues apoyo tu paciencia y dedicación y sobretodo te deseo toda la suerte del mundo cuando llegue ese momento en el k estés preparada para k incluso sea el león el que se asuste de ti :)
    gracias por tu comentario! :) es alentador, sin duda jaja :D
    un besito Natts! :)

    ResponderEliminar
  2. Hola Natalia,

    Como miembro de una editorial, te doy mi apreciaciones sobre el artículo que acabas de publicar:

    La decisión que acabas de tomar—esperar hasta madurar la obra—encierra sabiduría; muchos escritores noveles, en su ansiedad por querer entrar en la industria, olvidan un punto fundamental: los Lectores Profesionales.

    Es preferible pulir el manuscrito hasta llegar casi al el borde de la locura, antes de entregar un trabajo mediocre que será desechado con sólo leer un párrafo.

    Entender que todo tiene su momento, es la señal de escritor en miras de su consagración.

    Un cordial abrazo,

    Daniel DC

    ResponderEliminar
  3. Me vas a matar, no he tenido tiempo de sentarme y escribir la historia!!! Lo siento mucho :( Intentaré escribirlo para la semana que viene^^

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Tu entrada demuestra mucha madurez, naTTs. Entiendo perfectamente eso que has descrito tan bien: la pugna por la soledad donde escribes sin saber muy bien si lo que haces está bien o no, y probar suerte con lo que tienes en una editorial. Yo creo que no tiene que ser todo o nada, pero debes seguir tu intuición.
    El hecho de probar de cuando en cuando también podrá darte una idea de si tu evolución es la correcta. Eso sí, sin obsesiones, porque lo importante es mejorar.
    ¡Qué grande eres naTTS!
    Y gracias por darle publicidad a lo de la Generación del XXI, que por cierto ya está publicada y contigo entre sus filas, como no podía ser de otra forma.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Hola, Natalia, soy Javier, desde el blog Tierra de Bardos. Debo darle las gracias a Sergio G.Ros por haberme descubierto nuevos compañeros escritores como tú, gracias a su entrada La Generación del XXI. Me he propuesto entrar poco a poco a los blogs que no conozco y lanzar mi saludo. Si Sergio os recomienda es por algo.
    Me ha gustado esta primera entrada que te he leído. Yo ya he probado con las agencias, con escaso éxito. Fundamental antes de presentar cualquier manuscrito es contar con unos cuantos amigos de confianza que lean tu historia y valoren concienzudamente todos sus aspectos. Pero ojo, no amigos íntimos, sino gente crítica que vaya a por los defectos. Es el mejor modo de aprender.
    Como dicen, demuestras madurez al no precipitarte.
    Un abrazo para ti y tus visitantes.

    ResponderEliminar
  6. PARA BCHE:

    Jajaj!!! Ojalá sea así, y el león salga corriendo. Seguiré trabajando, desde luego, y muchas gracias por la suerte, que no está de más en este mundillo.

    Un beso, nos leemos!

    ResponderEliminar
  7. PARA DANIEL

    Daniel, tus palabras me reconfortan. Creo que estoy haciendo lo correcto, por lo mismo que dices: tiempo hay de recibir rechazos. La primera novela que se publica puede ser una puerta que se abre o solo una rendija, dependiendo del momento y las circunstancias. Quiero hacer todo lo que esté en mi mano, y el resto, lo sujeto a un tercero, ya vendrá más adelante.

    Gracias, amigo, y un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Ichi, ya te vale!!! xD

    Venga, lo primero es que te estabilices después de exámenes. Ya sé: tanto tiempo libre que malgastar... xDD
    Ánimo, y a ver si lo tienes pronto!!

    ResponderEliminar
  9. Hola Natalia.

    Me gusta lo que he leido, ahora ya tenemos algo más en común, pertenecemos a una nueva generación de escritores. Sergio es un Sol.

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Natts, me ha encantado esta entrada. Tal vez porque tienes una visión del mundo editorial muy parecida a la mía. Yo no he intentado publicar ni mandado ningún manuscrito a niguna editorial en todos estos años en parte por lo que tú dices: conozco en parte mis posibilidades y sé que son pocas. Que necesito mejorar y que para publicar se necesita otra cosa.
    Se necesita tiempo para aprender, mejorar y escribir y reescribir. Y cuando ya se tenga algo en lo que uno mismo está satisfecho, entonces probar, pero sin precipitaciones.
    Sergio también ha contado conmigo para su entrada, me parece muy buena idea porque así nos conoceremos un poco más todos. Espero leer tu biografía, porque seguro que es interesante. :)

    besotes!!

    PD. me ha gustado mucho como has introducido el proceder de la caza del león. Pobre gacelita, no? como la engañan...y tienes razón, en momentos dados hay que hacer frente a lo que nos da miedo. :)

    ResponderEliminar
  11. PARA SERGIO:

    La entrada dará mucho de que hablar, estoy convencida, así que te reitero mis felicitaciones. Y propaganda, ¡toda la que haga falta! ;) Que no me olvido de que has estado ahí desde el principio, tanto en mi blog como en el de otros muchos.

    Respecto a mi situación, puede que tengas razón y convenga hacer un tanteo de vez en cuando, no sea que acabe perdiendo el norte. Veo que lo entiendes muy bien, es un querer y no deber (por que por poder, se puede...). En fin, ¡que todo irá bien!

    Un abrazo,
    naTTs

    ResponderEliminar
  12. PARA JAVIER PELLICER:

    ¡Bienvenido! Aunque estos días no he tenido mucho tiempo, estoy deseando aprovechar un rato libre para husmear entre todos los blogs de la lista que ha hecho Sergio. Mejor oportunidad que esta para conocerse imposible, y más teniendo tantas cosas en común.

    Encontrar agente es, supongo, casi tan dificil como encontrar editorial, pero bueno, ante el rechazo, lo mejor que se puede hacer es sonreir y seguir trabajando, y sobre todo procurar disfrutar, porque vivir a la espera de un sí puede acabar desquiciando a cualquiera.

    Mucha suerte en la búsqueda, y nos seguimos leyendo.
    Abrazos,
    naTTs

    ResponderEliminar
  13. PARA ELENA:

    Elena, resulta que tenemos un montón de cosas en común. Me siento afortunada por poder ver mis debilidades, porque aunque a corto plazo me frenen, sé dónde tengo que mejorar. Y como tú, lo intento día a día con mucho gusto.

    Dices algo muy importante: hay que probar solo cuando se está satisfecho, pero sin precipitarse. ¡Qué traicioneras son las prisas! Pero bueno, estoy segura de que las dos tendremos nuestro momento, y entonces podremos disfrutarlo. En caso de que no sea así, ¡que nos quiten lo bailao! =)

    Un besote,
    naTTs

    ResponderEliminar
  14. PARA MARÍA N. ARTEGA:

    Sí, ahora somos una generación con mucho que compartir, y agradezco a Sergio que haya elaborado esta especie de red que nos permite entrar en contacto.

    Un abrazo, y nos leemos

    ResponderEliminar
  15. Hola NAtts,

    Es una forma muy madura de pensar la tuya, es lo que me reporta después de conocer tu blog y leer esta entrada. Sin embargo la literatura también es atrevimiento, y en parte un poco de locura, por lo que mi consejo es que no te obsesiones. No todo el mundo puede escribir como Proust, ni como Joyce, hay que buscar nuestra propia voz, y sobre todo nuestro propio estilo, y corregir sí, pero no hasta la desesperación, pues entonces el trabajo creativo puede dejar de serlo.
    Logicamente te hablo desde mi experiencia, y sobre todo desde mis preferencias, que como podrás dilucidar de este pequeño comentario, la reescritura no es una cosa que me agrade.
    Reescribir sí, reescribir hasta la obsesión porque tu manuscrito no tiene el embrujo de "los grandes" no.
    En mi caso el ser superior me dio las ganas de escribir pero se olvidó del talento, por eso intentó que por lo menos se me entienda cuando escribo.
    Y si no, para eso están los correctores ortográficos y de estilo, pagados eso sí por la editorial que te quiera publicar, jejeje
    Encantado de conocerte,

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Hola, Natts, gracias por la mención. Ser realista es el primer paso para ser mejor. Es muy importante formarse, y conocer a otras autores, su vida y su historia, su forma de escritura, para darse cuenta cuán variada es la Literatura. Desde ahí, ya sólo queda escribir y escribir, y buscar el ritmo propio. Dicen que no hay crítico más exigente que uno mismo.

    Y después de terminar un relato o una obra, déjala reposar; el tiempo te hace ser más imparcial.

    Un saludo, compañera de generación

    ResponderEliminar
  17. Desde luego, la precipitación lleva el riesgo y el fallo implícito y tú mejor que nadie sabe hasta dónde llega tu capacidad.Por tanto, juegas con la virtud del tiempo, perfecto.

    Felicidades por pertenecer al grupo generacional formado por nuestro querido amigo Sergio. Me gustó leer tu entrada.
    Un saludo, amiga.

    ResponderEliminar
  18. PARA SERGIO BECERRIL:

    Bienvenido, compañero de generación. Tu punto de vista es muy juicioso, y es que en el afán por corregir no hay que olvidar que la perfección es inalcanzable. Desde luego me gustaría acercarme a un nivel más que aceptable, notable diría yo, pero la matricula se la dejo a los expertos (por ahora ;). No quiero aspirar a grandes cosas, solo hacerlo lo mejor posible (sin obsesiones, como dices) eso sí, dando lo mejor de mí.

    Sobre la reescritura... Supone muchos quebraderos de cabeza, pero puede convertirse en algo muy gratificante si descubres nuevos matices o degustas de nuevo la trama. No sé, depende un poco del momento; hay veces que en lo único que piensas es en terminar, ¿verdad?

    Me quedo con la idea de que los extremos no son nunca buenos, y que ciertamente hay que arriesgarse para lograr objetivos, aunque de momento, el riesgo que elijo es el de esperar.

    Nos seguimos leyendo, y un abrazo,
    naTTs

    ResponderEliminar
  19. PARA BLAS MALO POYATOS

    ¡Enhorabuena otra vez! Sobre la mención, ya sabes que los compañeros de generación están para ayudarse.

    Tu consejo lo he ido viviendo a lo largo de estos meses: conocer a otros autores y compartir con ellos me ha ayudado muchísimo. El tiempo a veces es un problema, pero ganas no faltan. Y sigo pendiente de mejorar.

    Gracias por pasar, ¡nos leemos!

    ResponderEliminar
  20. PARA MIANROS:

    ¡Bienvenido! Es fundamental lo que comentas: conocer los propios límites. Recoges muy bien cómo me siento. Sé que puedo hacerlo mejor de lo que lo hago, por eso sigo esforzándome. Si lo intentara ahora mismo sería un fracaso. En cualquier caso, siento que voy bien encaminada, y eso me ayuda.

    Estoy muy contenta con las consecuencias que ha tenido la entrada de Sergio, me quedan un montón de blogs por visitar y muchos ya os habéis pasado por aquí. ¡Qué maravilla de generación!

    Un abrazo, y nos leemos
    naTTs

    ResponderEliminar