11 mar. 2010

El Legado: una visión distinta

Me pasa constantemente. Es un wanderlust irrefrenable que lleva mi mente a distintos puntos del globo sin motivo aparente. Hasta ahora solo me había ocurrido con lugares, no obstante, he descubierto que el fenómeno se reproduce con ciertas épocas.

El legado, de Blanca Miosi, me ha llevado a una de las fechas claves para la humanidad: la Segunda Guerra Mundial. He leído muchísimos libros al respecto, sobre todo de Ken Follet y también de Danielle Steel. La época es tan fascinante que la sola mención en la contraportada favoreció mi predisposición a la lectura.

Hace ya un par de semanas que terminé de leer El Legado, y no me tomó mucho tiempo. De hecho me descubrí robando minutos de estudio para avanzar un par de páginas, en especial durante la primera mitad del libro, que es mi preferida.

Creo que el enfoque místico es muy original. No tenía ni idea de que Hitler pudiera haber recurrido a las ciencias ocultas para alcanzar su reinado. Me gusta la ambición de Erik Hanussen, el poder creer durante 411 páginas en la magia y el destino. Blanca, has conseguido hacerme dudar entre ficción y realidad, lo cual me encanta y hasta la fecha solo había logrado conmigo Dan Brown. Eso sí, no me gusta tanto que ganen los malos, y hacia la mitad del libro la fatalidad se escurre como tinta rojiza entre las páginas. Conservé la esperanza de que los descendientes de Erik Hanussen pudieran vencer el destino que les aguardaba, pero finalmente no fue así.

La magia se convierte entonces en sentido común. El afán por intervenir en el destino, si se le puede llamar tal, acaba conduciendo a los personajes a autocumplir las profecías de Welldone. Resultado: el desastre. La muerte de Sofía, mi personaje favorito después de Hannusen y Welldone, estaba admirablemente descrita. Después de que ella se vaya, algo se pierde en la historia. En el momento en que entran los nuevos personajes se diluye ese ambiente místico, que va siendo sustituido por una desgracia que asoma.

Pero de nuevo regresa el misterioso Welldone, para mí la clave de la historia, la piedra angular, el misterio y la chispa. Me caía bien el tipo. Un personaje que destila psicología. A pesar de sus escasas apariciones, es un iceberg con mucho hielo debajo del agua, o así lo imagino yo. Creo que podrían escribirse historias enteras sobre él.

Me ha gustado, Blanca, aunque la intromisión de la tercera generación, en contraposición al cariño que ya le había cogido al resto de personajes, se me hizo dura. Y para cuando le había cogido cariño a Justine… De nuevo la fatalidad. Maldita fatalidad.

Te felicito por el conjunto. La escalada al poder de Hitler, la gestación del nazismo, la ambición de Hanussen… Son temas interesantísimos, y tu visión sobre ellos añade algo importante, que a mi parecer se echa de menos en muchas de las historias contadas sobre la época: es ese baño de misticismo, de innovación, de nueva perspectiva.

5 comentarios:

  1. Coincidimos en los personajes de Sofía y Welldone; para mí este último la clave y la magia del libro.
    Un saludo, amiga.
    Mián Ros

    ResponderEliminar
  2. Hola, naTTs, me ha gustado mucho tu reseña del libro de Blanca. Creo que te pasa como a mí, la mejor parte, creo es la que se centra en el enfoque de la magia, y también el arranque es muy bueno, sin duda. Un beso, amiga.

    ResponderEliminar
  3. ¡Ah! pero que sorpresa tan agradable. No: Maravillosa.
    Para mí un comentario en donde hablen de mi libro siempre será como ir descubriendo el fondo de las capas de cebolla. Agradezco Natalia, que hayas leído mi novela con deseos, con atención, que es como intuyo por lo que dices. Con cada comentario descubro perspectivas diferentes, y la tuya es muy interesante. A algunos les ha gustado más Alicia, a otros el propio Hermann-Hanussen-Conrad Strauss, otros, dicen que podría dividirse en dos partes, antes y post Hitler...
    Y todo ello me parece tan interesante, pues es una manera de conocer a los lectores.

    Muchísimas gracias, Natalia por haber escogido mi libro entre tantos que hay para leer. Sólo eso ya habría sido suficiente. Y como hago con todos quienes se han dado el trabajo de hacer una reseña: te pido permiso para colgarla en el blog de El legado.

    Un enorme abrazo, amiga,
    Blanca

    ResponderEliminar
  4. Mian Rós, Sergio, veo que coincidimos bastante. Supongo que el magnetismo de la época hace la mayor parte. En mi caso añado que siempre me gusta más el "antes" que el "después" del desenlace.

    Un abrazo a los dos,
    naTTs

    ResponderEliminar
  5. Blanca, no tienes que darme las gracias, ha sido un placer leerlo, así que en cierta manera soy yo quien te agradece ese tiempo de lectura y entretenimiento. Si escogí tu libro entre tantos otros es porque tú has sabido ganarte a tu público, ¿no crees? Siempre has dado buenos consejos y eres alguien de quien se puede aprender muchísimo.

    Espero tener pronto una continuación, porque lo mereces.

    Besos,
    naTTs

    pd: ¡Ah! Y por supuesto puedes disponer de la reseña para lo que tú creas.

    ResponderEliminar